Bozzina News

El velocímetro de un vehículo no marca la velocidad real: es una norma

No colocar la velocidad real es una normativa europea obliga a los fabricantes de automóviles a falsear la velocidad calculándola a la baja

El velocímetro de un  vehículo  no marca la velocidad real: es una norma

Estos dispositivos no señalan la velocidad real. (Foto: lavanguardia.com)

Personas que le gustan este articulo :
Redacción: ruben.bolivar
12 Jun 2021 | 17:02 h

El velocímetro es un aparato muy conocido, es el que indica la velocidad de un automóvil. Sin entrar en disquisiciones técnicas, de esta manera es como lo define el diccionario de la Real Academia Española (RAE) y está en lo cierto.

Pero si hablamos de los velocímetros que tienen instalados los vehículos que se comercializan en el mercado, entonces deberíamos matizar que esos aparatos no señalan la velocidad real a la que circula el coche.

El velocímetro siempre marca una cifra superior a la que realmente es. Todos los autos, sin excepción, se desplazan a un ritmo menor del que refleja el velocímetro, tanto si este es analógico como digital, por cuestiones legales. En la Unión Europea, la normativa establece que la velocidad indicada nunca deberá ser inferior a la velocidad real con un margen de error máximo sobre la velocidad real del 10% + 4 km/h.

Mientras que en otros países, tales como Estados Unidos y Japón, con una amplia tradición automovilística, la norma es más estricta pues se admite una desviación máxima de solo el 4%.

Llevado esto a la práctica significa que, en el marco europeo, para un ritmo de 60 km/h, el límite de error máximo que el velocímetro señala es de 10 km/h. Es decir, si vemos que nuestro coche marca una velocidad de 70 km/h quiere decir que estamos circulando entre los 60 y 70 km/h, pero nunca por debajo de los 60 km/h.

bozzina.com

No debe mostrar una velocidad inferior a la real

Para una velocidad de 100 km/h, se agarra que el límite de error máximo es de 14 km/h, por lo que aunque el velocímetro señale que el coche se está desplazando a 114 km/h lo estará haciendo entre una horquilla que va de un mínimo de 100 km/h hasta un máximo de 114 km/h.

Atendiendo a los datos que arroja el dispositivo para medir la velocidad, los conductores circulan siempre a una velocidad inferior a la marcada por el aparato. Aparte de que la legislación dice que sea así, y esto se puede comprobar de primera mano. Basta mirar la velocidad que marca el GPS, un dispositivo mucho más preciso y que no escapa de las regulaciones comunitarias, para darnos cuenta de que la velocidad que marca es inferior a la que indica el velocímetro.

©Todos los derechos reservados - 2020