Bozzina News

Del muelle de San Blas al Puerto del Callao, otra historia triste

Una historia triste de una mujer que murió luego de esperar por varias décadas a un marinero que le había jurado amor.

Del muelle de San Blas al Puerto del Callao, otra historia triste

Foto: Andina

Personas que le gustan este articulo :
Redacción: Danny Valdiviezo Cabello
06 Mar 2021 | 12:23 h

La canción del grupo mexicano Maná ha dejado huellas, dicen que una mujer se cansó de esperar a su amor que nunca volvió y se quedó allí… tal cual es una historia de amor que sucedió en el Puerto del Callao. Mariana era una morena de cuerpo esbelto y de ojos verdes, sus dientes perlados le iluminaban la sonrisa más linda del lugar.

Era 1979 cuando el país recibía barcos de todas partes del mundo, estaba el problema negro de la guerrilla que parecía que iba a acabar con medio Perú, pero gracias a Dios no fue así. Mariana trabajaba en un pequeño restaurant que tenía su madre donde se preparaba el mejor ceviche del país. El lugar era humilde pero se llenaba cuando había zafras de marineros. Muchos soñaban con conquistar a esa morena hermosa.

AHORA PUEDES LEER: Prototipo de Space X explotó en pleno aterrizaje

Igor Smith era un marinero inglés que hablaba muy bien varios idiomas, cuando se vieron entre ambos se cruzaron en una mirada. El hombre le dijo a la joven que venía a comerse el mejor ceviche de Perú en el lugar. No lo habían visto en el Puerto del Callao, ya que andaba en un barco chino hasta que esperaría una embarcación española.

bozzina.com

Bastó que se vieran que conversaran y que se encontraran de nuevo esa tarde en el Puerto. El pocos días se amaron, de hecho el marinero Smith le pidió a la mamá de la joven que la quería para que fuera su esposa. Smith duraría un mes esperando la embarcación de España para regresar a Europa. De Hecho así lo hicieron, en esos días el amor fue de fuego, cargado de besos y amor con toda su intensidad.

Mariana no quería que llegara el 21 de octubre, fecha en que Smith tendría que esperar a la embarcación Levante. Le escribió cartas, le preparó comida, regalos y hasta le tejió pulseras. Smith le dio su anillo y juró volver en varias semanas.

Pero luego de unos meses de sentarse a esperar a llegar a ver a los marineros, Smith nunca volvió lo que representó para ella un amargo recuerdo. Le dijeron que la embarcación Levante había zozobrado en una tormenta y que Smith habría fallecido.

Otros marineros viejos le dijeron a la joven que Smith tenía un amor en cada puerto, como todos los hombres de mar. Pasaron los años y aquella piel joven envejeció y de vez en cuando se veía esperando a los barcos, maloliente y con un viejo vestido de novia.

Murió solitaria ya se le veía sonriendo y hablando sola en el puerto. De hecho los muchachos comenzaron a llamarla loca…

©Todos los derechos reservados - 2020