Bozzina News

¡Horror! Siete historias monstruosas ocurridas en Suramérica

Las víctimas y familiares vivieron el terror causado por estos criminales en diversas décadas, pero uno fue más violento e impactante que otro. Estas historias han sido tema de investigaciones y hasta llevadas al cine y televisión.

¡Horror! Siete historias monstruosas ocurridas en Suramérica

Luis Alfredo Garavito Cubillos, “La Bestia”, nació el 25 de enero de 1957, en Colombia.

Personas que le gustan este articulo :
Redacción: ruben.bolivar
05 Feb 2021 | 19:53 h

Suramérica también tiene casos de asesinos en serie que llenaron de horror a la sociedad y que coparon los primeros titulares en la prensa local, nacional e internacional. En este trabajo se presentan siete historias monstruosas que marcan un antes y un después en la cronología de hechos violentos en los países donde ocurrieron.

Las víctimas y familiares vivieron el terror causado por estos criminales en diversas décadas, pero uno fue más violento e impactante que otro. Estas historias han sido tema de investigaciones y hasta llevadas al cine y televisión.

Como primer caso se menciona el de “La Bestia” Luis Alfredo Garavito, de nacionalidad colombiana. Todavía está encarcelado por homicidios y violador de 186 niños.  

Luis Alfredo Garavito Cubillos, “La Bestia”,  llegó al mundo el 25 de enero de 1957, en el pueblito colombiano de Génova. Ahí se crió junto a seis hermanos donde él era el mayor. Su papá, Manuel Antonio, nunca le dio afecto alguno.

  “La Bestia” Luis Alfredo Garavito.
“La Bestia” Luis Alfredo Garavito.

Cuando lo capturaron en el año 1999, fue considerado el peor asesino en serie del mundo. Fue condenado a 40 años de prisión por los delitos de homicidio, acceso carnal violento y acto sexual violento.

Luis Alfredo Garavito sembró el terror, en al menos, 11 de los 32 departamentos de Colombia. Entre sus víctimas figuran dos niños ecuatorianos. Cuando lo arrestaron confesó haber violado a más de 200 niños. 

Dorángel, "El Comegente".
Dorángel, "El Comegente".

En segundo lugar de este trabajo figura el venezolano José Dorángel Vargas Gómez, a quien llaman “El Comegente”.

Este presunto caníbal es contemporáneo en sus andanzas  al de la “La Bestia” colombiana.
En el 1.999 se descubrió que este esquizofrénico les quitó la vida a más de 40 personas, entre hombres y mujeres, para comérselas asadas.

José Dorángel Vargas Petro nació en la población El Vigía, Mérida, estado occidental venezolano, el 14 de mayo de 1.957.

Tras varias desapariciones de personas que frecuentaban un parque ubicado en Táriba, estado Táchira, este hombre entró en sospecha.

El 12 de febrero de 1.999, personal de Defensa Civil, cuando realizaba recorrido de búsqueda por la zona, localizaron restos humanos (de dos personas). Siguieron pesquisando y hallaron  restos de otras seis personas más.

La comisión de Protección Civil fue hasta la choza donde vivía José Dorángel Vargas Petro y localizaron varios utensilios de cocina con restos humanos listos para ponerlos al fuego para consumirlos.

Cuando lo arrestaron dijo que no había hecho nada malo, que todo era para alimentarse.  Confesó tener preferencia por la carne de hombre porque era “más sabrosa”.

 Carlos Eduardo Robledo Puch. "El Ángel Negro".
Carlos Eduardo Robledo Puch. "El Ángel Negro".

3. Argentina tiene su “Ángel Negro”. Lo identificaron como Carlos Eduardo Robledo Puch. Para la época tenía 20 años de edad.

Para 1.972, los argentinos vivieron los homicidios cometidos por “El Ángel Negro”. Lo llamaron así porque tenía una apariencia tan angelical, tan agraciada, que le valió el apodo.

Fue un ladrón y asesino. Las veces que se metía a las casas o a los negocios a cometer un robo, Carlos Eduardo Robledo Puch mataba sin piedad a quien se atravesara en su camino.

“El Ángel Negro” no tenía compasión con nadie. Las autoridades manejan un número de 11 víctimas a manos de “El Ángel Negro”.

 Juan Acevedo y Marcelo Pereira, "Los Ángeles de la Muerte".
Juan Acevedo y Marcelo Pereira, "Los Ángeles de la Muerte".

4. Dos enfermeros se unieron y formaron un dúo de terror a quien denominaron “Los Ángeles de la Muerte”. Esta es la página roja, de terror, de dos uruguayos; donde uno de ellos se creía Dios.

Este par de profesionales de enfermería, Juan Acevedo y Marcelo Pereira, asesinaban a los pacientes del centro hospitalario donde laboraban.

Las víctimas acudían a ellos para la cura de sus enfermedades, pero los despiadados les inyectaban aire en las venas o morfina hasta dejarlos sin signos vitales.

 Jaime Benjamín Cárdenas Pardo, “El Asesino de Sucre”.
Jaime Benjamín Cárdenas Pardo, “El Asesino de Sucre”.

5. Jaime Benjamín Cárdenas Pardo, “El Asesino de Sucre” o “Asesino de Universitarias”. Su primera víctima fue cuando tenía 17 años. Lo detuvieron pero pocos días después lo liberaron por ser menor de edad. Ese homicidio fue el primero de muchos.

Jaime Benjamín Cárdenas Pardo nació el 9 de abril de 1987 en Santa Cruz, Bolivia. Su familia era numerosa (nueve hermanos) y de bajos recursos.  Vivía con su padre y su madrastra con la que se llevaba muy mal.

A los 13 años  de edad, se unió a un grupo de pandilleros donde comenzó a consumir alcohol y droga (cocaína y pastillas).

En 2009 se unió al ex policía corrupto Ever Albis Vera. Ese mismo año, el 9 de octubre, en Sucre, “El Jimmy” y “El Ever”, asesinaron a dos universitarias. Después de drogarlas y violarlas las mataron con pedradas en la cabeza.

Las víctimas, eran la novia y una amiga de un comerciante de carros lujosos, quien contrató a varios delincuentes para que mataran a un hijo que tenía “El Jimmy”. Los sicarios asesinaron al joven de múltiples puñaladas en el pecho.

Lleno de odio y venganza el boliviano mató a 15 hombres de las localidades cercanas, esto a manera de desquite por la muerte de su hijo.

Jaime Benjamín Cárdenas Pardo fue aprehendido varias veces, no obstante usó las ganancias de sus robos para sobornar a la policía.

En su continuo transitar por el mundo delictivo, lo capturaron el 17 de febrero de 2011, en La Paz. Apuñaló y asaltó a un ciudadano de nacionalidad peruana.

Confesó haber asesinado a más de 30 personas, entre estas a las dos universitarias. Asimismo dijo, que cometió sicariatos para pagarle favores a policías por dejarlo salir más de una vez de la cárcel.

“Fue descrito como asesino en serie, confeso y psicópata, dotado de una personalidad agresiva, con un perfil de auténtico depredador que no tiene reparo en matar con tal de conseguir su objetivo”.

El 6 de diciembre de 2011, lo condenaron a 30 años de prisión y lo remitieron a la prisión de San Roque. El viernes 30 de marzo de 2012, ‘El Jimmy’ escapó de prisión, pero lo recapturaron el 3 de mayo de ese mismo año. Lo llevaron hasta el penal de Chonchocoro, La Paz, donde cumple su condena.

 Florencio Roque Fernández, “El Vampiro de Tucumán”.
Florencio Roque Fernández, “El Vampiro de Tucumán”.

6. Florencio Roque Fernández, “El Vampiro de Tucumán” o “Vampiro Argentino”.  Roque Fernández nació en 1935 en Monteros, Argentina, una de las poblaciones más pobres de esa periferia. Por siete años tuvo a la policía con las manos en la cabeza, hasta que por fin lo atraparon. Tenía 25 años de edad.

Los 15 asesinatos cometidos por él, su modus operandi y la falta de resolución de un caso, fue necesaria la intervención de la Policía Federal.

Corría la década de los años 60, cuando este argentino asesinó a 15 mujeres. Les succionaba la yugular porque se creía un vampiro.  A Florencio Roque Fernández también lo bautizaron como “El Vampiro de la Ventana” o "El Vampiro de Monteros".

No lo atendieron a tiempo. De niño a Fernández le diagnosticaron una psicopatía que nunca le trataron, y que, a través de los años, se transformó en una severa esquizofrenia.

Se vio obligado a pernoctar en la calle porque su familia lo abandonó y como pudo sobrevivió: mendigó, rapiñó y durmió a la intemperie.

VAMPIRO AL ACECHO

La manera de atacar a sus víctimas se repitió una y otra vez por siete años, donde alcanzó 15 asesinatos.

Una vez que elegía a su víctima, la espiaba varias noches seguidas. Cando tenía la oportunidad de atacar al encontrarse a solas en la casa, se metía por la ventana,

Este asesino fue arrestado el 14 de febrero de 1960, después de siete años de una carrera de crímenes. No opuso resistencia al arresto.

Las autoridades judiciales pidieron exámenes psiquiátricos y físicos para “El Vampiro de la Ventana”. Le diagnosticaron esquizofrenia, que nunca le trataron. Lo declararon inimputable y lo internaron en un psiquiátrico de San Miguel de Tucumán, donde murió en 1968.

 Julio Pérez Silva, “El Psicópata de Alto Hospicio”.
Julio Pérez Silva, “El Psicópata de Alto Hospicio”.

7. Un taxista chileno también está entre las siete historias horrorosas de Suramérica, su nombre es Julio Pérez Silva, “El Psicópata de Alto Hospicio”.

Entre los siglos XX y XXI (1998 y el 2001), este sujeto mató a 15 mujeres. Como era taxista se aprovechaba de sus servicios; pues, ofrecía viajes gratuitos. En el camino se desviaba y engañaba a sus víctimas.

Después que las violaba les propinaba golpes en la cabeza hasta causarles la muerte. Luego lanzaba los cuerpos sin vida en terrenos abandonados para despistar a la policía.

Para cometer los crímenes, Julio Pérez Silva utilizaba un vehículo blanco marca Nissan del año 1991, donde trasladaba a sus víctimas.

Lo condenaron a cadena perpetua simple por ser el autor de 14 homicidios; a 20 años de cárcel, por dos violaciones y a 10 años de presidio por un homicidio frustrado.

Desde mediados del 2003 está recluido en la cárcel de Acha, luego de haber permanecido desde el 5 de octubre de 2001 en el penal de Iquique. Entre las víctimas del taxista asesino hay nueve adolescentes.

©Todos los derechos reservados - 2020